Las tortillas de trigo son las grandes protagonistas de la gastronomía mexicana y tex-mex. Forman parte de numerosos platos, pero también se suelen utilizar como acompañamiento, a modo de pan. ¿Quieres descubrir cinco formas diferentes de consumirlas? Desde Abarrotes te presentamos algunas de las recetas más conocidas y fáciles de preparar. ¡No te las pierdas!

Características de las tortillas de trigo

Las tortillas de trigo son panes aplanados y delgados hechos con harina de trigo, agua, aceite y sal. Pueden llevar levadura o no, según los gustos y necesidades.

Existen de diversos tamaños, que van desde 10 cm hasta 30 cm de diámetro, y su grosor medio es de 1-2 mm.

En general, las tortillas de trigo son más suaves, resistentes y elásticas que las tortillas de maíz. Es precisamente esta textura tan flexible la que las hace ideales para preparaciones en frío sin riesgo de que se rompan.

Con diferentes tipos de rellenos, colocadas unas sobre otras, dobladas o enrolladas, las tortillas de trigo se emplean en burritos, fajitas, quesadillas, sincronizadas, tacos gringos, chimichangas, wraps, pizzas, piadinas e incluso dürüm kebab.

Origen de las tortillas de trigo

Aunque se desconoce el lugar y el momento exacto en el que nacieron las tortillas, algunas fuentes sugieren que pudo haber sido en el estado de Tlaxcala (situado en el centro de México) antes del año 500 a.C.

Aquellas tortillas –y durante muchos, muchos años– se elaboraron con maíz, pero tras la llegada de los españoles y la introducción de la siembra del trigo, en el siglo XVI se empezaron a hacer también con la harina de este cereal.

Las primeras prensas para tortillas, que agilizaron bastante la producción, fueron desarrolladas hacia finales del siglo XIX. Sin embargo, la máquina tortilladora que hoy conocemos no llegó hasta 1947. Fue el veracruzano Fausto Celorio Mendoza quien implementó y patentó un sistema de rodillos para aplastar, troquelar y transportar la tortilla. Este invento, que su creador siguió perfeccionando continuamente, marcó un antes y un después en la fabricación y distribución del producto.

En la actualidad, la gastronomía del norte de México no puede comprenderse sin las tortillas de trigo.

Curiosidades relacionadas con las tortillas

Antes de entrar en harina (y nunca mejor dicho), nos gustaría compartir contigo algunos datos e información curiosa que posiblemente no conozcas:

  • El 94% de la población de México come tortillas a diario, siendo el consumo medio por habitante de unos 75 kilos de tortillas al año (incluyendo trigo y maíz).
  • Cuando escuchamos hablar de “tortilla de harina” debemos saber que en realidad se trata de la tortilla de trigo. Son dos términos muy comunes que se utilizan indistintamente y podrían causar confusión, pero se refieren a lo mismo.
  • El cesto tradicional mexicano usado para guardar tortillas recibe varios nombres: tenate, tanate o chiquihuite. Se trata de una canasta sin asas hecha de palma, carrizo, mimbre, tule u otras fibras naturales que ayudan a mantener las tortillas calientes. Sirve, además, como recipiente para almacenar otros alimentos (granos de maíz, frijoles e incluso frutas). Hoy en día, con la internacionalización de la cocina mexicana, esta cesta se ha ido sustituyendo por el tortillero o calentador de tortillas fabricado en tela, plástico, melamina o silicona.

Recetas típicas con tortillas de trigo

Ahora que ya hemos dado unas pinceladas sobre las tortillas, pasamos a contarte cuáles son los platos más populares en los que se prefiere usar las de trigo:

Burritos

Burrito tex-mex de ternera con vegetales

El burrito es una tortilla de trigo enrollada en forma cilíndrica y rellena de varios ingredientes, como:

  • Carne de ternera, pollo o cerdo
  • Frijoles refritos
  • Aguacate o guacamole
  • Pimiento verde
  • Pimiento rojo
  • Tomate
  • Lechuga
  • Cebolla
  • Maíz
  • Queso

Nacido en el estado de Chihuahua, podemos decir que el burrito lleva consumiéndose en Estados Unidos y en México casi a partes iguales desde que nació.

Aunque su verdadero origen continúa siendo un misterio, cuenta la leyenda que un hombre llamado Juan Méndez que vivía en Ciudad Juárez durante la época de la Revolución Mexicana (1910-1917), vendía en la calle comida envuelta en una gran tortilla de harina para que se mantuviera caliente. El hecho de que el hombre cargara los alimentos en un carro tirado por burros daría nombre a este plato.

Quesadillas

Quesadillas de pollo con tortilla de trigo

La quesadilla es un plato mexicano que consiste en una tortilla de trigo o de maíz doblada por la mitad, en forma de medialuna, y rellena de diversos ingredientes combinados o no con queso:

  • Picadillo (guiso de carne y verduras)
  • Chicharrón (piel de cerdo frita)
  • Huitlacoche (hongo de la planta de maíz)
  • Flor de calabaza
  • Chorizo
  • Sesos
  • Patata

Se come caliente, ya sea frita, a la plancha o cocida en el comal.

Pese a que pueda parecer extraño y ha sido objeto de polémica en numerosas ocasiones, la etimología de “quesadilla” no es de origen náhuatl, sino asturiano. La palabra deriva de casadiella, que designaba a una empanadilla dulce elaborada con masa de hojaldre de trigo mezclada con queso y rellena de nuez y azúcar. Al llegar los conquistadores españoles a tierra azteca, elaboraron una versión adaptada de sus casadiellas usando los productos allí disponibles.

Independientemente de su origen europeo, seguimos asociando las quesadillas con México, y es que fue en este país donde en realidad se desarrollaron y pasaron a formar parte de la dieta diaria de la población. Además, el primer recetario donde se registran las quesadillas tal como las conocemos es el “Nuevo cocinero mexicano”, publicado en 1888, y en él se dice que pueden llevar queso o no, como adelantábamos unas líneas más arriba.

Sincronizadas

Una sincronizada vendría a ser como un sándwich mixto de jamón y queso, pero hecho con tortillas de trigo en vez de con pan de molde.

Habitualmente las sincronizadas se confunden con las quesadillas mexicanas. Si bien es cierto que a simple vista pueden resultar muy parecidas, hay diferencias evidentes entre ambas:

  • Número y tipo de tortillas. Una sincronizada se prepara con 2 tortillas de trigo superpuestas, mientras que para hacer una quesadilla sólo se necesita 1 tortilla doblada por la mitad, pudiendo ser ésta de trigo o de maíz.
  • La sincronizada lleva jamón y algún queso fundido (normalmente Oaxaca, manchego o Monterrey Jack), aunque se le puede añadir algún ingrediente más. El relleno de la quesadilla digamos que suele ser más elaborado y complejo. En el caso de llevar queso, se utilizan variedades similares, pero cabe recordar que por ejemplo en Ciudad de México y alrededores este ingrediente no se considera indispensable.
  • Forma de cocinado. Una sincronizada debe dorarse ligeramente hasta que el queso se derrita. Una quesadilla normalmente se fríe o se tuesta con más aceite.

A la hora de servir las sincronizadas es muy frecuente cortarlas en cuartos y aderezarlas con lechuga, col, crema agria, queso rallado (fresco, panela o Cotija), guacamole, pico de gallo o salsas de diversos chiles. Estos acompañamientos son igualmente válidos para las quesadillas.

Chimichangas

Chimichangas tex-mex con pico de gallo

Podríamos definir la chimichanga como una especie de burrito frito, muy crujiente y sabroso. Consiste en una tortilla de trigo comúnmente rellena de carne picada, frijoles, arroz y queso, que se fríe en aceite o manteca de cerdo, y se sirve con crema agria, guacamole, queso, frijoles refritos o salsa picante.

Es uno de los platos estrella de la cocina tex-mex, principalmente consumido en California (EEUU) y en los estados mexicanos de Sonora, Sinaloa y Chihuahua.

La historia cuenta que su nombre surgió después de que a una cocinera de Arizona se le cayera por error la tortilla rellena que sujetaba a una sartén con aceite hirviendo, salpicándola. Para evitar decir una mala palabra en presencia de sus sobrinas, que estaban allí en el momento del accidente, la cocinera exclamó: ¡Chi… michanga!

Gringas

La gringa es una variedad de taco consistente en una tortilla de trigo con queso, carne al pastor, piña, cilantro y cebolla. Se suele hacer a la plancha y acompañarse de alguna salsa. Para describirla en pocas palabras diremos que es como una “quesadilla rellena con la carne típica de los tacos”.

Esta receta surgió en el año 1969 en la taquería El Tizoncito de la colonia Anzures de la Ciudad de México. Al parecer, dos alumnas estadounidenses (Jennifer Anderson y Sharon Smith) que acudían frecuentemente, solían pedir sus tacos en tortillas de harina de trigo y con queso derretido. El resto de los clientes, al ver lo que les servían a estas chicas, tuvieron curiosidad por probar esta elaboración y comenzaron a pedir que les trajeran lo mismo que a las “gringas”. Tiempo después, ese plato pasó a formar parte de la carta y fue bautizado oficialmente como Gringa.

En Abarrotes importamos y distribuimos alimentos internacionales a todo tipo de establecimientos de hostelería. Si tienes un restaurante y quieres sorprender a tus clientes con productos difíciles de localizar en el mercado convencional, ponte en contacto con nosotros o visita nuestra web.